La petrolera Repsol y la gasista Gas Natural estudian pedir a la empresa pública argelina Sonatrach 2.000 millones de euros para compensar la ruptura del acuerdo para explotar el yacimiento gasista de Gassi Touil, un proceso que se lleva en el tribunal de arbitraje internacional de París. Según publica hoy "Expansión", la cifra exigida a la petrolera argelina Sonatrach se podría situar en 2.000 millones de euros, muy por encima de los 400 millones en que se habían cifrado los activos del proyecto, cuando fue suspendido. Este cálculo se deriva del lucro cesante de ambas compañías españolas por el gas perdido en un contrato que se prolongaba a lo largo de 30 años. Portavoces de Repsol y de Gas Natural han declinado hacer declaraciones al respecto y el consejero delegado de Gas Natural, Rafael Villaseca, se limitó a señalar antes de la junta de accionistas de la semana pasada que el proceso de arbitraje como mínimo duraría un año.