Repsol ha acordado la venta a la compañía peruano-chilena Primax de las sociedades ecuatorianas Recesa y Oiltrader por un importe de 47 millones de dólares (32 millones de euros), informó hoy la compañía. La operación contempla la venta de la red de 123 estaciones de servicio de Repsol, propias y concesionarias, distribuidas por todo Ecuador, así como del negocio de las ventas industriales en el país, de la infraestructura comercial y logística y de las actividades de lubricantes y aviación. Para el caso de los lubricantes, Repsol mantendrá con Primax un contrato de comercialización y distribución y, para el caso de aviación, uno de asistencia técnico-comercial. La venta de Recesa y Oiltrader forma parte de la política de desinversiones en activos no estratégicos contemplada en el Plan Estratégico 2008-2012 de la petrolera presidida por Antonio Brufau.