Repsol ya puede ofrecer varias opciones de cobro de dividendo para sus accionistas con el pretexto de defender la calificación de ‘grado de inversión’ de su deuda.

Repsol ya puede ofrecer varias opciones de cobro de dividendo para sus accionistas con el pretexto de defender la calificación de ‘grado de inversión’ de su deuda después de que el gobierno argentino expropiara YPF, filial que representaba una quinta parte de los beneficios de la empresa, según comunicó un portavoz, dijo.

Repsol tiene previsto dar a los inversores la opción de recibir dividendos en forma de acciones, y permitir que los titulares de cerca de 3 millones de euros de acciones preferenciales puedan optar por el canje por bonos obligatoriamente convertibles, según declaraciones del portavoz de la compañía Rix Kristian a Bloomberg.

"Esto va a garantizar el cumplimiento de nuestra calificación, pero tenemos una cobertura adicional en forma de activos líquidos que se pueden convertir en dinero en efectivo", dijo Rix, sin dar más detalles. "Haremos lo que sea necesario para mantener la calificación de ‘grado de inversión’". El mantenimiento del ‘grado de inversión’ es la clave para los tenedores de bonos e incluso para los accionistas, ya que una calificación de ‘bono basura’ significaría más altos costos de financiación.

Según Covadonga Fernández, analista de Selfbank, "Repsol seguirá fiel a su política de dividendos, aunque sea meidante el script dividend".

La semana pasada Standard & Poor 's degradó la nota de Repsol un escalón de BBB a BBB- con perspectiva negativa.

Mientras tanto, ayer una jueza de Argentina ordenó la suspensión cautelar de los derechos sobre acciones de la petrolera YPF que la española Repsol vendió el año pasado en la Bolsa de Nueva York.