En todo caso, mostró su convencimiento de que el grupo cumplirá el objetivo de multiplicar por 1,8 en 2012 el beneficio de 2008, pero aclaró que esta cifra corresponde a una "hipótesis" de barril de crudo a 55 dólares.

Junto a esto, Brufau ratificó la "voluntad" de colocar en el mercado un 25% de YPF, pero reconoció que en la actualidad "es imposible" realizar una salida a bolsa, de modo que se valoran "distintas vías de actuación" y no se descarta "interactuar" con posibles socios individuales argentinos interesados en esta participación.

Sobre la cotización de Repsol, advirtió de que "la mejor protección contra una OPA es estar caro", lo que no ocurre con la petrolera española, cuya evolución en bolsa "no refleja el valor real de la compañía".

Al mismo tiempo, se mostró en contra de una hipotética fusión entre la petrolera y cualquier otra compañía del sector como Total, ya que este tipo de operaciones suponen "una compra encubierta". "Las fusiones se hacen para no dar prima, y si se quieren hacer que paguen, y no lo digo por Total, sino por cualquiera", aseveró.


LUKOIL "ES HISTORIA"

En cuanto a la posible salida de Sacyr de Repsol, Brufau aseguró que "ya es historia" la entrada de Lukoil u otros inversores en el capital, y que su deseo es que a fin de año se mantenga la actual relación de socios en el accionariado.

Al ser preguntado acerca de si algún inversor sería capaz de comprar el 20% de Repsol en manos de Sacyr pagando el doble del precio de mercado, consideró que "las compañías no están para invertir", y señaló, en alusión a la constructora, que "hoy por hoy vender a los precios en bolsa es una destrucción de valor". "Veo que no se va a producir ningún suceso en el corto o medio plazo", añadió.

"Me gustaría mucho que Sacyr fuera un accionista estable y que los temas que tenga los pueda solucionar por el bien de Sacyr", aseguró acerca de la constructora presidida por Luis del Rivero, antes de mostrar su "cofianza en mantener la estabilidad accionarial" y decir que "La Caixa (12% del capital) seguirá como accionista".

"El consejo de Repsol está cohesionado, y me gustaría creer que los accionistas que tenemos hoy sean los mismos que tendremos el año que viene", añadió.

PRESIDENCIA DE GN-FENOSA

Durante la rueda de prensa, Brufau fue preguntado acerca de si podría convertirse en el futuro presidente de Gas Natural-Fenosa, a lo que el directivo eludió ofrecer una respuesta directa: "Si tuviese que optar, las mejores compañías para trabajar son tres: Repsol, La Caixa y Gas Natural-Fenosa".

El presidente de la petrolera, que recordó que lo "prioritario" es el crecimiento orgánico y la "disciplina financiera" en vez de adquisiciones, explicó que, de la reducción de costes de 1.500 millones aprobada por Repsol para 2009, 500 millones corresponden a proyectos específicos y 1.000 millones a "reducir costes de inversión, que no a reducir inversiones".

Brufau confirmó el cierre de un acuerdo ayer con Ecuador, adelantó que Repsol perforará este año cinco pozos y explicó que todavía es pronto para saber si en el desarrollo de proyectos de exploración de gas en Irak se aspirará a contratos de servicio o de operación.

CEPSA, CRISIS Y DEPRECIACIÓN

El presidente de la petrolera señaló que la actividad de Cepsa sirve de "acicate" para la de la petrolera, y advirtió de que si Santander y Unión Fenosa venden sus participaciones a un fondo y no a un socio industrial, el grupo presidido por Santiago Bergareche "difícilmente mejorará su capacidad competitiva".

En cuanto a la actividad de su compañía, explicó que la caída del precio del crudo provocó una depreciación de 500 millones en el valor de los inventarios que, por ley, el grupo debe mantener por un volumen equivalente a 35 días de venta en España.

Junto a esto, la crisis económica ha tenido un efecto especialmente significativo en la actividad petroquímica. "Se ha parado la economía y los productores petroquímicos hemos dejado de vender en el último trimestre, ya que los agentes están acudiendo a sus propias reservas", explicó.

Brufau puso además énfasis en el bajo nivel de endeudamiento de la compañía, de 3.334 millones. El ratio de apalancamiento se situó en el 11,9%, afirmó antes de aseverar que "tener poca deuda es un activo enormemente importante en estos momentos de crisis financiera".