De este modo, Repsol YPF seguirá avanzando en su plan estratégico, que recoge una inversión total de 12.300 millones sólo en grandes proyectos y exploración entre el periodo 2008-2012.

No obstante, Brufau reconoció que además de las inversiones habrá que atender en todo 2009 a cómo evolucionan los ingresos de la compañía, los costes operativos y la propia situación financiera.

Los ingresos de la compañía dependerán entre otras razones de la evolución del precio del petróleo, que no cree que suba de los 45 dólares por barril en el primer semestre, y de la marcha del área química, que dependerá de la demanda.

Costes operativos

En cuanto a los costes operativos, Brufau recordó el plan de ahorro de la petrolera de al menos 1.500 millones de euros.

Para todo ello, ayudará la disciplina financiera, "muy importante en época de vacas flacas", y que ayudará a que las compañías que mantienen dicha disciplina salgan fortalecidas de la crisis.

Brufau subrayó que a la "cómoda" posición financiera de la petrolera ha contribuido que la deuda neta de Repsol YPF se redujo en 2008 hasta 3.334 millones de euros, lo que supone una ratio respecto al capital empleado del 11,9 por ciento.

Objetivos para 2009

Repsol YPF se marcará como objetivo este año mantener el beneficio de 2008 y no prevé que "a corto o medio plazo" aparezca un comprador para el 20% de Sacyr en el capital de la petrolera, afirmó el presidente de la compañía, Antonio Brufau, en una rueda de prensa.

"Creo que, con la crisis actual, repetir los resultados sería un objetivo", ya que "hay mucha volatilidad en el sector y es muy difícil anticipar hacia dónde va la cuenta de resultados", aseguró, antes de prever que el precio del crudo no superará los 45 dólares en el primer semestre.

En todo caso, mostró su convencimiento de que el grupo cumplirá el objetivo de multiplicar por 1,8 en 2012 el beneficio de 2008, pero aclaró que esta cifra corresponde a una "hipótesis" de barril de crudo a 55 dólares.

Junto a esto, Brufau ratificó la "voluntad" de colocar en el mercado un 25% de YPF, pero reconoció que en la actualidad "es imposible" realizar una salida a bolsa, de modo que se valoran "distintas vías de actuación" y no se descarta "interactuar" con posibles socios individuales argentinos interesados en esta participación.

Sobre la cotización de Repsol, advirtió de que "la mejor protección contra una OPA es estar caro", lo que no ocurre con la petrolera española, cuya evolución en bolsa "no refleja el valor real de la compañía".