Durante el primer trimestre del año Repsol obtuvo un beneficio neto de 643 millones de euros, lo que supone un 12,4% más que un año antes, excluyendo YPF, expropiada por el Gobierno argentino el pasado mes de abril.

Incluyendo las actividades de YPF, el resultado neto trimestral de Repsol ascendió a 792 millones de euros, con una mejora del 3,5% frente a los 765 millones de euros del mismo periodo del año anterior.

La petrolera atribuyó el crecimiento de sus resultados, fundamentalmente, a la mejora de los precios de realización del crudo y del gas de Repsol, con incrementos del 15,5% y 12,1%, respectivamente, a la práctica normalización de la actividad en Libia y a los mayores resultados de la división de gas natural licuado (GNL).

El resultado bruto de explotación (Ebitda), ex YPF; aumentó un 10,5%, hasta alcanzar los 1.926 millones de euros.