Sacyr por fin respira algo de tranquilidad. Se confirma la venta de un 10% de su participación en Repsol a la propia petrolera, lo que ha animado a los bancos acreedores de la constructora a refinaniarle los 4.900 millones de deuda que tiene contraría aún por esta adquisión. Se trata de un pacto que llega in extremis, a tan sólo un día de vencer el crédito concedido hace cinco años por esta inversión.

Repsol
ha comprador un 10% de la participación del 20% que tenía Sacyr en su accionariado. El presidente de la petrolera, Antonio Brufau, ha confirmado esta adquisición. Este paquete equivaldría a unos 2.700 millones de euros, teniendo en cuenta el cierre de cotización de ayer en 22,06 euros. De este modo, las acciones de Repsol valen menos que lo que Sacyr pagó por ellas en 2006 (26,7 euros por título).

Sacyr Vallehermoso cerró a finales de 2006 la compra de su participación en Repsol YPF por 6.525,5 millones de euros. A día de hoy aún tenía que refinanciar unos 4.900 millones de euros de este préstamo, es decir, el 75% y, de hecho, el plazo para realizarlo cumplía mañana. Gracias a la venta de este paquete accionarial, los 30 bancos acreedores de Sacyr han accedido a refinanciar a tres años la deuda asociada a la participación en la petrolera.

Según Nicolás López, Director de análisis de M&G Valores, para “Sacyr es una solución buena, aunque quizás le pueda pesar un poco el quedarse con ese 10%. Por lo menos, no se va a una solución muy mala para Sacyr que hubiera sido problemática para todos.”

Pese a esta venta, Sacyr y Pemex se mantendrán como el accionista de referencia de Repsol con un 19,5% de los títulos, tras sindicar sus acciones este año. Por detrás, el actual segundo socio de la petrolera es CaixaBank, que controla un 12,9%.

Ambas compañía se encuentran suspendidas de cotización por la CNMV. Ayer Repsol cerraba en los 22,17 euros y Sacyr en los 4,02.