La petrolera que preside Antonio Brufau ha encontrado un nuevo yacimiento de gas en Bolivia, concretamente en en el pozo RGD 22. Se calcula que este pozo puede aportar hasta un trillón de pies cúbicos, la cantidad necesaria de gas para abastecer diez meses de consumo en nuestro país. En breve la empresa española podría empezar a explotar estos recursos.
De esta manera, la petrolera que preside Antonio Brufau culmina con éxito un proyecto de profundización de pozos existentes con el objetivo de aumentar la producción de hidrocarburos en el país. El pozo RGD 22 está situado en el Área de Contrato de Río Grande, a 55 kilómetros al Sureste de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Estos recursos podrán ser puestos en producción en un breve plazo de tiempo, ya que el campo Río Grande cuenta con la infraestructura necesaria. Este campo está en producción desde 1968, pero en formaciones geológicas diferentes a la descubierta ahora.

Las pruebas de producción en el pozo RGD 22 arrojaron un caudal de 6 millones de pies cúbicos/día y 160 barriles de condensado, aunque las perforaciones futuras permitirán definir con más exactitud el tamaño del hallazgo.

Con el hallazgo, YPFB Andina se consolida como el principal productor de hidrocarburos de Bolivia, dado que antes del descubrimiento del pozo RGD 22 ya aportaba el 39% de la producción nacional de gas natural y el 37% de condensado.

El proyecto de profundización del pozo RGD 22 está incluido en los planes aprobados por YPFB, cuyo objetivo fundamental es incrementar la producción de gas y líquidos conforme a los planes estratégicos trazados para los próximos cinco años.

En YPFB Andina rige un modelo de cogestión público-privada, donde el Estado boliviano es propietario del 50,408% de las acciones y Repsol YPF-Bolivia posee el 48,922%.

Repsol tiene una importante presencia en Bolivia, donde en 2009 produjo 1,9 Mbbl de petróleo y 31.500 millones de pies cúbicos de gas. La compañía contaba al cierre del pasado ejercicio con unas reservas de 102 Mbep en el país. Repsol está desarrollando en Bolivia los campos de Huacaya y Margarita, que multiplicará por siete su producción actual de 2,3 mcm/d en 2013.