Renta Corporación Real State SA espera obtener un resultado de 33-35 millones de euros en el apartado de beneficio neto y de 515-530 millones en el de ventas en el ejercicio 2007. El grupo explica que estas previsiones, aunque positivas en las actuales circunstancias de mercado, son inferiores a las inicialmente previstas: Renta Corporación cerró 2006 con un beneficio neto de 47,5 millones de euros y había anticipado un crecimiento del beneficio neto del 30% anual en el periodo 2007-2008. En bolsa, Renta Corporación cayó un 9m90% hasta los 11,37 euros.
La inmobiliaria Renta Corporación, que controla su presidente Luis Hernández de Cabanyes, ha anunciado hoy una caída de beneficios del 26% en 2007. La previsión para 2007 es que el grupo ganará 35 millones de euros, unas cifras "inferiores a las inicialmente previstas para la compañía", y que eran casi el doble, según reconoce la compañía en un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Renta Corporación ha optado por emitir un hecho relevante "ante la significativa caída del valor de cotización de la acción durante las últimas fechas", ya que el valor desde principios de año ha caído un 21% en un contexto de rebajas generalizadas en las inmobiliarias cotizadas. En su comunicado de hoy el grupo hace una revisión a la baja de sus resultados para 2007 en el que las ventas oscilarán entre los 515 y los 530 millones, el beneficio neto se situará entre los 33 y los 35 millones y el margen bruto se moverá en una horquilla entre los 93 y los 98 millones. En su comunicado, Renta Corporación valora que estas cifras son "positivas en las actuales circunstancias" y avisa de que su consejo de administración se reunirá el próximo 15 de enero para aprobar un nuevo plan estratégico para el período 2008-2010, que "sustituirá al actualmente vigente". El plan actual contaba con superar los 75 millones de euros de beneficio neto en el año 2008, algo que ahora ya no parece posible con la revisión de resultados a la baja. Renta Corporación reconoce que le ha afectado la crisis de crédito en el mercado financiero en la última parte del ejercicio 2007 "ya que han existido operaciones que no se han podido formalizar por falta de acceso a financiación de los inversores o que simplemente se han ralentizado porque los procesos de obtención de financiación se han demorado en el tiempo". El grupo anuncia "la decisión de la compañía de no comercializar activos líquidos a precios excesivamente penalizados", pese a la situación que describe como "sobreoferta de productos a precios excesivamente penalizados". Renta Corporación afirma que el grupo de Hernández de Cabanyes ya ha adoptado las medidas para afrontar la moderación del ciclo alcista y que define como "sacrificio de márgenes en favor de la máxima rotación, internacionalización y diversificación". Renta anuncia que "reposicionará" su cartera de existencias vendiendo aquellos activos que "no cumplan con los parámetros de rentabilidad y máxima rotación" y que los resultados de estas enajenaciones se destinarán a nuevos activos que cumplan los parámetros de la sociedad. Por último, se asegura que la financiación de Renta Corporación no depende de la evolución de la acción ni está garantizada por títulos de la sociedad y que "no consta" que los miembros del consejo hayan estado vendiendo acciones los últimos días. Al contrario, se anuncia que el presidente de Renta Corporación, Luis Hernández de Cabanyes, que controla a través de él y su familia más del 40% de la sociedad, "tiene intención de reforzar su posición en los próximos días mediante la compra de acciones en el mercado".