Renta Corporación registró una pérdida neta de 54,5 millones de euros en el ejercicio 2009, lo que supone reducir a la mitad los 'números rojos' de 111,5 millones contabilizados en el ejercicio precedente, informó hoy la inmobiliaria.
Las ventas del grupo crecieron un 48% durante el pasado año, hasta situarse en 360,2 millones de euros, si bien 287 millones corresponden a las transacciones de activos realizadas con los bancos dentro de su proceso de refinanciación.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) fue negativo en 35,4 millones, si bien arroja una mejoría respecto al importe también negativo de 120,2 millones de 2008.

Los resultados de la inmobiliaria recogen provisiones por un total de 68,8 millones de euros, de los que 21,8 millones de euros corresponden a depreciación de activos, y el resto a cobrertura de riesgos por derechos de cobro y por litigios, y a ajustes en su participación en la compañía Mixta Africa.

Renta Corporación apuntó además a la "complejidad" que aún presenta el mercado inmobiliario, con "pocas transacciones y difíciles referencias de valoración".

No obstante, la compañía atribuye la reducción de sus pérdidas al "riguroso ajuste y control de costes" que ha llevado a cabo. Además, considera que "se empiezan a vislumbrar compraventas en determinados nichos de mercado donde la empresa desarrolla su actividad" (Madrid, Barcelona, París, Londres, Berlín y Nueva York).

Durante el pasado año, la inmobiliaria especializada en la compra de edificios para su rehabilitación y posterior venta, puso en marcha 27 nuevas operaciones en 2009, fundamentalmente en edificios residenciales. Diez de ellas se completaron y vendieron dentro del ejercicio.

Renta Corporación cerró 2009 con una deuda neta total de 277,6 millones de euros, frente a la de 641,6 millones de un año antes, gracias a la refinanciación cerrada por el grupo durante el pasado ejercicio.