El rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años tocó el lunes su máximo en siete meses en vísperas de una nueva emisión esta semana, en medio de especulaciones acerca de que la Reserva Federal podría elevar pronto su tasa de interés, lo que daba soporte al dólar. Las acciones treparon a máximos de 8 meses en Japón, apuntaladas por un reporte el viernes que mostró que la pérdida de empleos en Estados Unidos en mayo fue menor que la esperada. El crudo liviano estadounidense para entrega en julio caía 98 centavos, a 67,46 dólares por barril, tras un retroceso impulsado por un dólar más firme y una toma de beneficios que hacía caer los precios desde máximos de 7 meses registrados el viernes.