El Producto Interior Bruto (PIB) del Reino Unido cumple con las previsiones de los analistas y mantiene su ritmo alcista y constante, a pesar de la ligera ralentización que ha sufrido durante el segundo trimestre del año.

El PIB británico creció un 0,2% en el segundo trimestre de 2011 frente al crecimiento del 0,5% en los tres meses anteriores, según los datos facilitados hoy por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, siglas en inglés).


La ONS citó como eventos que influyeron en los datos del PIB el día festivo declarado con motivo de la boda del príncipe Guillermo de Inglaterra el 29 de abril, la subida de las temperaturas en abril y los efectos del tsunami en Japón. La Oficina de Estadísticas estima que estos factores han restado a la cifra del PIB al menos un 0,5%, puesto que, según sus cálculos, sin ellos la economía hubiera ascendido un 0,7%.