El Gobierno del Reino Unido anunció hoy un conjunto de medidas encaminadas a facilitar el acceso a la vivienda de los británicos que incluye exenciones fiscales y ayudas en el pago de los préstamos hipotecarios. El ministro de Economía, Alistair Darling, afirma en un comunicado que, a partir del 3 de septiembre, y durante un año, se eleva el importe mínimo a partir del cual hay que pagar el llamado "stamp duty" (impuesto de escritura). A partir de mañana, los compradores de viviendas cuyo valor no supere las 175.000 libras (215.430 euros, al cambio actual) no tendrán que pagar este impuesto, lo que supone un ahorro de mas de 60.000 euros.
Anteriormente los compradores estaban exentos de este impuesto hasta un importe máximo de 125.000 libras, así, la no aplicación de este gravamen hasta un importe de 175000 libras supone un ahorro para el comprador de una vivienda de 50.000 libras o de 61.555 euros. Por otro lado, la ministra de Comunidades y Gobierno Local, Hazel Blears, anunció hoy otro plan por el que el Ejecutivo invertirá hasta 1.000 millones de libras (1.229 millones de euros) para facilitar el acceso a las hipotecas de los compradores de primera vivienda y para evitar los desahucios de quienes no puedan devolver los intereses de sus préstamos. De esa cantidad, 300 millones de libras (368 millones de euros) se destinarán a financiar, a partes iguales con las inmobiliarias, unos préstamos hipotecarios a cinco años e interés cero por el treinta% del valor de la vivienda, de los que podrán beneficiarse quienes tengan unos ingresos menores de 60.000 libras (73.769 euros). Otros 400 millones de libras (491 millones de euros) se destinarán a incrementar la oferta de vivienda protegida, mientras que los 300 millones de libras (369 millones) restantes, a ayudar a quienes se enfrentan a desahucios. Los precios de la vivienda en el Reino Unido han registrado una tendencia a la baja en los últimos meses. Nationwide, una de las mayores entidades hipotecarias del país, anunció la semana pasada que el precio de la vivienda registró en agosto la mayor bajada interanual desde finales de 1990. Así, el precio de la vivienda cayó en agosto un 10,5% respecto al mismo mes de 2007 y un 1,9%, respecto a julio. Por su parte, y según los datos de la compañía proveedora de servicios de información para el sector inmobiliario e hipotecario Hometrack, el precio descendió en agosto el 5,3% respecto al mismo mes de 2007, tras registrar una bajada intermensual del 0,9%. Pese a esta caída en el precio de la vivienda, los británicos están encontrando problemas para la compra debido a las dificultades para obtener una hipoteca debido a la falta de liquidez del sector bancario. La crisis crediticia mundial ha reducido los préstamos entre bancos, que a su vez han incrementado los requisitos para la concesión de hipotecas. Pese a que en un principio los bancos no aplicaron a sus hipotecas las rebajas de tipos llevadas a cabo por el Banco de Inglaterra -un total de 0,75 puntos porcentuales desde diciembre de 2007-, las entidades financieras han rebajado algo en las últimas los tipos que imponen a sus préstamos.