Las ventas de bonos corporativos en Europa en lo que llevamos de año batieron un récord histórico llegando a los 1,1 billones. La causa parece ser la presión de la recesión, que ha llevado a las compañías a buscar financiación aumentando capital y emitiendo deuda.