Royal Bank of Scotland Group se ha beneficiado de una "boyante" actividad empresarial bancaria en sus mercados estratégicos desde comienzos de año, señaló su presidente en una entrevista con el Financial Times el miércoles, en la que ofreció un rayo de optimismo para el banco que el pasado año estuvo al borde del colapso. Sir Philip Hampton también habló de otros factores "positivos" en 2009 para la entidad parcialmente nacionalizada, como el aumento del negocio como consecuencia del incremento de la emisión de deuda corporativa y la suscripción de acciones. Sin embargo, considera que es demasiado pronto para valorar el impacto total de la crisis crediticia sobre la economía real.