El tesoro italiano ha conseguido colocar el objetivo previsto, 5.574 millones de euros, en bonos a cinco y diez años.   Ha pagado un tipo de interés menor que en la última subasta y, sin embargo, los seguros ante riesgo de impago (CDS) siguen sumando posiciones.

El Tesoro italiano ha conseguido aprobar la colocación de bonos a cinco y diez años. En total, el organismo ha conseguido colocar 5.574  millones de euros - el máximo objetivo previsto. El bonos a cinco años ha pagado un interés del 6.08% - por debajo del 6.98% de la última subasta- en tanto que por la deuda que vence en 2022, el  Tesoro ha pagado el 5.39%, casi un punto porcentual menos del 6.48% pagado en la última subasta, por los 2.000 millones de euros adjudicados.  

A pesar de ello, los CDS - seguros ante riesgo de impago - a cinco años de la deuda siguen sumando posiciones. En concreto, suben un 25.4% hasta los 424.8 puntos.