El fabricante alemán de automóviles deportivos registró un beneficio operativo de 1.070 millones de euros durante la primera mitad del presente ejercicio, lo que supone un aumento del 58,5% en comparación con las ganancias operativas de 675 millones de euros obtenidas en el mismo período de 2010.

El presidente de Porsche, Matthias Mueller, explicó que esta progresión de los beneficios de la compañía es consecuencia de la elevada demanda de su gama de modelos y señaló que su empresa prevé cerrar este año con un volumen récord de ventas de más de 100.000 unidades.

La firma con sede en Stuttgart logró una facturación de 5.220 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que se traduce en un incremento del 18,9% si se compara con las cifras obtenidas en los mismos meses del ejercicio precedente.