Banco Popular manifestó hoy su voluntad de continuar siendo una entidad "independiente", arropada por un accionariado fiel que le ofrezca rentabilidad, y adelantó que no estudia compras, a pesar de que existan bancos que puedan aportar a la entidad, por lo que seguirá avanzando en la expansión de su negocio mediante la apertura de nuevas oficinas, que podrían superar las 100 este año.
El consejero delegado de la entidad, Francisco Fernández Dopico, que participó en el XIV Encuentro Financiero organizado por Deloitte y ABC, explicó a preguntas de los periodistas que de momento el banco no estudia compras. Ante la posibilidad de ser comprado por otra entidad, señaló que Banco Popular es una entidad "más difícil de comprar" que otras porque el 30% del capital están en manos del consejo, cuenta con un elevado ratio de eficiencia y una buena capitalización, aunque reconoció que "la certeza nunca existe". Respecto a la apertura de oficinas, Dopico adelantó que se mantiene el ritmo de aperturas de sucursales en todos sus negocios, por lo que este año podría incorporar 110 nuevas oficinas, de las que entre 50 y 60 corresponderían a Banco Popular y 15 de "Mundocredit". En cuanto a los resultados que presentará la entidad en el tercer trimestre, señaló que "no van a sorprender" y que estarán en la línea de las previsiones. Dopico también se refirió a la presencia del banco en Francia y negó que la entidad vaya a abandonar este mercado. Según explicó, está "sometiendo a crítica" todo lo que tiene en este país, por lo que podría vender, abrir nuevas oficinas o cerrar, pero que en cualquier caso, estudia todas las posibilidades. Respecto al pago de comisiones, el consejero delegado subrayó que el banco no va a sumarse a las iniciativas de algunas entidades que han eximido a sus clientes del pago de comisiones por servicios, ya que sólo lo harán con aquellos clientes que ofrezcan rentabilidad a la entidad con la contratación de sus productos. En este sentido, el consejero delegado de Banesto, José García, señaló que el banco tampoco se sumará a este tipo de campañas, sino que continuará con iniciativas comerciales de descuentos como la entrega de PSPs, con las que ha captado 70.000 nuevas nóminas. Asimismo, reiteró su objetivo de convertirse en el mejor banco comercial de España y liderar el mercado de pymes y empresas. Por otro lado, avanzó que la entidad que preside Ana Patricia Botín llegará a las 2.000 sucursales en la primera mitad de año, ya que se abrirán 150 nuevas oficinas antes de mediados de año, y que a finales de 2007 ganará una cuota de mercado de 25 puntos básicos, su ratio de eficiencia estará por debajo del 37% y la rentabilidad sobre recursos propios por encima del 17%. Banco Sabadell también apostará por la apertura de nuevas sucursales, ya que, según su consejero delegado, Juan Nin, tiene capacidad para abrir 600 más en España y llegar hasta las 1.800, aunque no especificó fechas. Respecto a las fusiones bancarias, tanto domésticas como transoceánicas que las entidades han llevado a cabo para hacer frente a la caídas de los márgenes de intermediación, Nin pronosticó que se producirán nuevas operaciones, aunque no definió el papel que podría tener su entidad tras la reciente compra de Banco Urquijo, y subrayó que el banco catalán estará centrado en el crecimiento orgánico y en consolidar sus negocios. A este respecto, Nin también señaló que la fusión con Urquijo, que se produjo en "un tiempo récord", está funcionando bien y que pasados los primeros meses de integración, las sinergias de costes han alcanzado los 36,6 millones, pero que va a conseguir siete millones de ingresos por este concepto.