El 60% de la plantilla de Pirelli en Manresa (Barcelona) dio hoy el visto bueno al preacuerdo al que llegaron a principios de agosto la dirección de la fábrica y los sindicatos sobre las condiciones del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supondrá el fin de la factoría catalana como productora de neumáticos y 225 despidos