El fabricante japonés de productos de electrónica Pioneer ha perdido 57 millones de dólares en su ejercicio fiscal 2006. Malas cifras que se explican, en gran parte, por los gastos en instalaciones y equipos para la manufactura de pantallas de plasma.
En el ejercicio fiscal de 2006, que terminó en marzo pasado, las ventas del grupo han subido un 5,6 por ciento anual hasta los 6.755 millones de dólares. En términos de operaciones, Pioneer ha logrado un beneficio de 105 millones de dólares, debido a la buena demanda de sus sistemas de navegación para automóviles, reproductores para DVD y la debilidad del yen, que en el ejercicio 2006 ha bajado un 3,2 por ciento frente al dólar y un 8,1 por ciento frente al euro. Según los medios económicos locales, Pioneer espera volver a la rentabilidad en el año fiscal que termina en marzo de 2008, ya que prevé un repunte en las ventas de pantallas de plasma y la buena acogida de sus nuevos productos