Royal Philips Electronics ha indicado hoy que obtuvo un beneficio neto en el segundo trimestre por una mejora de los márgenes gracias al recorte de costes. No obstante,  la compañía holandesa dijo que sigue cautelosa respecto a sus perspectivas. El beneficio neto entre abril y junio fue de 45 millones de euros, frente al beneficio de 732 millones de euros del mismo período de 2008, pero frente a la previsión de pérdidas de los analistas.

Los resultados anteriores de interés, impuestos, depreciación y amortización, o Ebita fueron de 118 millones de euros frente a los 396 millones de hace un año. La cifra incluye unos cargos de 148 millones de euros. Los analistas esperaban una pérdida del Ebita de 69 millones de euros. Por su parte, las ventas del grupo han descendido un 19% durante el trimestre, en línea con las proyecciones.

El consejero delegado, Gerard Kleisterlee, dijo que sigue cauteloso respecto a la economía y los mercados que opera y que no escatimará a la hora de aplicar más medidas de recorte de costes. Kleisterlee,  indicó también que se han logrado beneficios a pesar de que "no hemos visto una mejora en los mercados de consumo o profesionales en los últimos tres meses" y recalcó el efecto positivo de las medidas de reforma y reestructuración emprendidas en los últimos años.

Philips comentó anteriormente que prevé ahorrar más de 500 millones de euros para finales de año y justifica este resultado con la "debilidad persistente de los mercados" como consecuencia de la crisis económica mundial.

Las acciones de la compañía abrieron con una subida de 2,3% tras publicar sus resultados y a las 7:38 GMT subían un 3,7% a 13,43 euros.