El beneficio de Philip Morris International se redujo un 8,6% en el segundo trimestre del año, hasta 1.550 millones de dólares, o 79 centavos por acción, frente a los 1.690 millones, o 80 centavos, de un año antes. Los ingresos bajaron un 8,9% hasta 15.200 millones de dólares. La compañía ha elevado sus previsiones de BPA para el ejercicio al rango de 3,10 y 3,20 dólares, frente a su anterior estimación de un máximo de 3 dólares por acción. Analistas esperaban un beneficio de 77 centavos por título en el Segundo trimestre y de 3,12 dólares para 2009.