Llegamos al cuarto trimestre del año y nos proponemos echar un vistazo a la situación de los mercados de capital, la situación macro de las principales economías, divisas, metales y las perspectivas que les auguramos en un futuro próximo.
Las intervenciones políticas perpetuas han hecho que el escenario más posible para nuestra realidad sea un entorno de monetización en donde una minoría de políticos se dedique a alargar infinitamente los rescates financieros en pequeñas cuantías a la vez que esperan que por arte de magia el crecimiento vuelva. Este intervencionismo descabellado podría llevar a que los agentes acabasen perdiendo la fe en la deuda soberana, lo que complicaría enormemente el desarrollo de las diferentes economías nacionales. Tenemos que pensar que en esta crisis, con las medidas de política Keynesianas que se ha tomado, se pasó a hacer públicas las deudas de un sector privado y ahora las diferentes economías nacionales son las que están pagando los platos rotos.
Un aspecto que nos llama la atención es que los miedos a una tensión inflacionista en las principales economías se han visto reducidos y, de hecho, hasta el punto que han vuelto a surgir los miedos deflacionistas, lo que puede ser un factor interesante al ver cómo en el último discurso de Trichet rebajó el tono dejando más abierta la posibilidad de una rebaja de los tipos de interés, hecho que podría ayudar a impulsar una economía europea todavía en proceso de recuperación.

Estamos en un proceso de reequilibrio, en el que las políticas deberían de focalizarse en el desarrollo económico a
largo plazo. Por países;

- EE.UU. presentará una mejora moderada del gasto del consumo en el 4T. Seguirán políticas orientadas a la recuperación y esta intervención máxima a nivel global hará que el USD siga siendo más atractivo en el T4 pudiendo recuperarla de sus niveles de reciente debilidad.



- Eurozona y Reino Unido estarán marcadas por la austeridad en el lado público que inevitablemente tendrá repercusiones a nivel privado. La libra esterlina se ha manteniendo aún teniendo una gran deuda soberana, pero apoyada por el marco político y el banco central ha tenido una performance
- Japón las perspectivas siguen siendo pesimistas marcadas por una bajada anual del PIB en el 0,6%.

- China focaliza su crecimiento en el mercado interno aumentando la calidad de vida de los ciudadanos. Está perdiendo competitividad frente a países como Vietnam, Bangladesh e Indonesia.



- México está obteniendo grandes ingresos en las categorías de valor mobiliario y como productor de instrumentos de precisión. Así mismo su proximidad a Estados Unidos le está permitiendo beneficiarse de la industria que acude a este mercado buscando mano de obra barata, una mano de obra que tiene un crecimiento de los costes salariales mucho inferior a los que asistimos en China.



En lo que se refiere a posicionamiento en el mercado, marcamos como interesante el posicionamiento en la renta variable que, tras los descensos presentados, nos ofrece unos niveles muy atractivos. La rentabilidad de dividendos ronda el 3% frente a la pagada por los bonos del estado en torno al 2%, por lo que manteniendo un crecimiento del PIB en torno al 1-1,5, las compañías deberían ser capaces de mejorar estos datos. A la ahora de posicionarnos nos interesaría las acciones muy depreciadas del sector financiero. En este sector, los descensos han sido muy pronunciados y dan margen para que un inversor a largo plazo pueda obtener grandes retribuciones de su posicionamiento.



Así mismo, otros sectores que nos llaman la atención son el de materiales e industria. En el caso del primero, somos optimistas por la evolución del oro aun habiendo asistido a su corrección desde niveles de clara sobreventa, creemos que el oro tiene margen para poder volver a recuperar la fuerza como valor refugio pudiendo moverse en entornos de 1,650-1,950$ no descartando de ningún modo el cerrar el año en niveles máximos de los 2,000$.



Del mismo modo, lo que consideramos es que podemos colocar parte de los recursos fuera del mercado a la espera de poder continuar posicionándonos en el caso de que los descensos continúen.

Antes de acabar tenemos que echarle un vistazo a la situación del oro negro, este año hemos asistido a varias crisis en el mundo árabe que han provocado una fuerte convulsión que llevó a una reducción en la producción haciéndonos asistir a aumentos en la cotización; el hecho de que el alza fuese provocada por aumentos desde el lado de la oferta nos hace susceptibles de asistir a nuevas alzas ya que la situación en el mundo árabe todavía no se encuentra solucionada pero aun así consideramos que el precio del Brent va a estar moviéndose en el rango de los 100-120.