Varios miles de manifestantes han salido hoy a las calles de Namur (centro de Bélgica) para protestar contra el nuevo convenio que negocia el sector del metal en el país, cuya actividad se encuentra interrumpida en gran parte por la huelga convocada por los sindicatos. Según los medios locales, se espera que la actividad metalúrgica se detenga casi por completo en Bélgica durante el paro de 24 horas que efectúan los empleados y que, en el caso de las fábricas de Arcelor Mittal, se extenderá durante 48 horas. Las protestas de hoy han sido convocadas por el sindicato socialista FGTB, que se niega a aceptar el acuerdo sectorial que plantean las empresas. Mientras, el sindicato democristiano CSC, que ha firmado el nuevo convenio, no participa en las acciones, aunque sí lo hará mañana en un frente común con el resto de fuerzas sindicales que protestarán en Luxemburgo durante la asamblea de accionistas de Arcelor Mittal.