El presidente ejecutivo de Templeton Asset Management ha dicho que otra crisis financiera es inevitable porque las causas de la anterior no se han resuelto.


“Va a haber otra crisis financiera y está a la vuelta de la esquina porque no se han resuelto ninguna de las causas de la anterior” ha declarado Mobius en el Club de Corresponsales Extranjeros en Japón, en respuesta a la pregunta de si se están regulando los derivados. Ha respondido que no y también ha afirmado que sigue habiendo un crecimiento de éstos.

“El valor tota de los derivados en el mundo excede el total del producto interior bruto mundial en un 10%” ha señalado el presidente ejecutivo, que supervisa más de 50.000 millones de dólares. Ha añadido que “con ese volumen de apuestas en diferentes direcciones, se producirá una volatilidad y una crisis del mercado bursátil.”

La crisis financiera mundial de hace tres años fue causada en parte por la proliferación de productos derivados vinculados a hipotecas de EE.UU., lo que provocó cientos de miles de millones de dólares en amortizaciones y llevó a la quiebra a Lehman Brothers en septiembre de 2008, tal y como informa Bloomberg. El índice MSCI AC se desplomó un 46% entre la caída de Lehman y que el mercado llegara a su nivel más bajo el 9 de marzo de 2009.

"Con cada crisis viene gran oportunidad", ha afirmado Mobius. “Cuando los mercados estén cayendo es cuando vamos a ser capaces de invertir y de hacer un buen trabajo”

La congelación de los mercados de crédito global ha hecho que los gobiernos de medio mundo metan más de 3.000 millones de dólares en el sistema financiero para apuntalar la economía mundial. El indicador MSCI AC World subió un 99% desde su nivel más bajo en marzo de 2009 y 27 de mayo de este año.

Los mayores bancos de EE.UU. han crecido desde la crisis financiera, y el número de bancos “demasiado grandes para fracasar” se incrementará en un 40% en los próximos 15 años, según datos recopilados por Bloomberg.

Por otra parte, un mayor requisito de capital y una mayor supervisión deben ser impuestas a las instituciones consideradas “demasiado importantes para fracasar” para reducir las posibilidades de derrumbe a gran escala, advirtió el Fondo Monetario Internacional en un informe el 27 de mayo.

"¿Son los bancos más grandes que antes? Son más grandes” ha respondido Mobius. "Demasiado grandes para quebrar".