Recientemente nos preguntaban en Techdivisas sobre la situación del ORO y la posibilidad de aprovechar retrasos en el metal precioso para ponernos largos. La respuesta a día de hoy sería afirmativa pero teniendo mucha cautela.

Los últimos coletazos de una burbuja suelen ser letales y no descartamos nuevos máximos pero en el medio plazo la gráfica nos anuncia una fuerte corrección en su precio. Recordemos la burbuja dot.com u otro tipo de activos muy sobrecomprados, en las que los meses previos a las caídas la pendiente en precios mira al infinito. Tomando como ejemplo el Nasdaq, el último trimestre de 1999 y primeros meses del 2000 se revalorizó casi 2000 puntos antes de caer en picado.

El mes de agosto en ORO a priori tiene visos alcistas, obsérvese en la gráfica como la fuerte “barra engulfante” absorbe dos velas previas apuntando nuevos máximos el mes que viene. En cualquier caso siempre tendremos que comprobar cómo se va comportando la barra durante el mes en niveles de retraso-compra-venta para asegurarnos de la formación de la vela.

En el medio plazo por el contrario este patrón divergente mensual en niveles tan sobrecomprados nos anuncia fuertes corregimientos contra la tendencia y personalmente me inclino por esperar pacientemente para abrir posiciones cortas en ORO. En este tipo de entradas se deben de medir escrupulosamente los niveles de riesgo y ser conscientes de que pisamos terreno de burbuja. Esta clase de patrón divergente mensual y en niveles tan sobrecomprados lo hemos visto en otras ocasiones y nos anuncia fuertes correcciones contra la tendencia. El IBEX o el cruce EURJPY descontaron de maravilla en 2007 la crisis mundial originada por los derivados hipotecarios.

No sabemos exactamente los fundamentales que descuenta el ORO, pero al ser un valor refugio una fuerte liquidación de posiciones en el medio plazo nos hace ser optimista respecto a la recuperación de los principales índices.


Gráfico Oro




Analicemos técnicamente la gráfica, observamos una divergencia a largo y olas cada vez más pequeñas en el oscilador simulando agotamiento de tendencia. El RSI es una herramienta muy poderosa, gracias a su función asintótica y “efecto suavizado en precio” modeliza gran parte de las ocasiones mejor que los propios precios determinados por patrones técnicos.

Obsérvese el triángulo o “wedge” del oscilador comprimiendo al precio y como la línea de tendencia alcista de este triángulo simula perfectamente la escalada de precios a partir de 2008. Ya se descontaba un fuerte rebote en ese momento a partir de la “sobre extensión” alcista del oscilador. Volviendo al triángulo, la ruptura del mismo con toda probabilidad ocasionará momentum o impulso de precio en alguna de las dos direcciones. Si la ruptura es alcista, el RSI se colocara fácilmente en nuevos máximo o niveles de 80, si por el contrario es bajista podemos empezar a ver ese corregimiento.


Gráfico Oro





En el periodo semanal se observa como el mismo periodo está sembrado de divergencias anunciando agotamiento de tendencia. A nivel gráfico fijémonos cuando se produce la ruptura de este canal y tomemos como referencia el wedge del mensual si sigue comprimiendo al precio y rompe bajista. A estos efectos y desde Techdivisas se irán dando los correspondientes niveles de compra & venta y medias móviles clave en aras de saber perfectamente el terreno que pisamos.