El comportamiento tibio del oro en los últimos meses podría ser el preludio de un movimiento al alza.

En el gráfico puede apreciarse como tras la rotura de la directriz bajista se han estado produciendo movimientos más o menos importantes pero sin tendencia definida.

El último tramo al alza, iniciado a finales del año pasado, ha dado paso a un movimiento lateral en dientes de sierra con resistencia en los 1300 $ la onza.

En general parece que el oro está cambiando (o ha cambiado) la tendencia principal y que se está estabilizando para atacar la zona de los 1300.

Veremos porque en caso de que las bolsas desfallezcan va a haber pocas cosas donde refugiarse y el oro es una de ellas.