Los ingresos del gigante de telecomunicaciones alcanzaron los 959 millones de euros, lo que supone un 4% más en relación al mismo período del año anterior gracias, entre otros motivos, al aumento de su cartera de clientes en telefonía móvil y fija.

España ha registrado la mejor evolución de ingresos entre los tres principales mercados de France Telecom, por delante de Francia y Polonia. En el conjunto del grupo, la facturación alcanzó los 11.228 millones de euros, un 2,5% más.

De este modo, a cierre de marzo Orange había conseguido 118.000 nuevos clientes, de los cuales, 111.000 son de contrato, lo que le ha permitido cerrar el trimestre con una base total de 12.059.000, un 4,4% más que el año pasado. Los clientes de contrato representan el 60,1% de la base total y han aumentado un 7,5% respecto al año pasado. Los ingresos que provienen de la telefonía fija ofrecida por Orange alcanzaron los 170 millones de euros el primer trimestre del año, un 4,1% más, y alcanzó 35.000 nuevas altas netas, hasta llegar a los 1.150.000 clientes de banda ancha, un 6% más que el año anterior. 

En cuanto a los servicios de datos, los clientes 3G a finales del año alcanzaron los 6.557.000, un 18,8% más que el año pasado y ya representan el 54,3% sobre la base total de clientes.

El conjunto de France Telecom con sus filiales alcanzó una cifra de negocio de 11.228 millones de euros, un 2,5% más en términos históricos, aunque un 1,4% menos en términos comparables con el año 2010. El consejero delegado de France Telecom-Orange, Stéphane Richard, ha resaltado "la fortaleza" de los resultados de la compañía en un escenario de intensa competencia en Francia y ante los sucesos políticos en algunos países emergentes. Así, France Telecom ha confirmado sus objetivos para el conjunto del año, incluyendo el reparto de un dividendo de 1,40 euros por acción para los dos próximos ejercicios.