La filial alemana de General Motors, Adam Opel GmbH, considera que se han aclarado los puntos principales de la adquisición por parte de Magna International, al contrario de lo que se ha publicado en la prensa, dijo el martes el máximo representante de los empleados de Opel, Klaus Franz. "Se han aclarado las cuestiones referidas a patentes", dijo Franz. "Los puntos relacionados con la entrada en el mercado han sido resueltos más o menos", así como el tema de las pensiones que, según se ha publicado en prensa, supondría unos 4.500 millones de euros, añadió. El grupo austriaco-canadiense de componentes Magna se ha aliado con el grupo automovilístico ruso OAO GAZ Group  y el estatal OAO Sberbank  en su puja por el grupo alemán y su división británica, Vauxhall.