El operador de cable ONO dijo el martes que había llegado a un acuerdo con su grupo de bancos para suavizar las condiciones de un préstamo bancario de 3.600 millones de euros para los próximos dos años. ONO añadió que había recibido una aprobación prácticamente unánime de sus bancos en lo que respecta a su propuesta para ajustar la estructura de las garantías financieras en 2009 y 2010 de cara a un empeoramiento del clima económico. ONO acordó la renovación de la condición que fija la cantidad máxima de inversión para los años 2008, 2009 y 2010. La compañía ha conseguido aplazar hasta 2010 el pago del préstamo que ONO empleó para comprar AUNA. La compañía pagará ahora la mitad de los 143 millones de euros que le restan por devolver el 15 de enero de 2010 frente a la fecha anterior, fijada para el 15 de enero de 2009.