La profunda crisis del empleo y de la protección social que se ha desatado como consecuencia de la recesión económica durará entre seis y ocho años si no se adoptan medidas, según el director general de la Organización Internacional del Trabajo, Juan Somavia. "Sabemos por pasadas crisis que el empleo recupera sus niveles previos a la crisis con un desfase de entre 4 y 5 años (respecto a la recuperación económica)... Esto significa que el mundo puede asistir a una crisis del empleo y de la protección social de 6 a 8 años de duración", señaló Somavia, al presentar su informe a la Conferencia Internacional del Trabajo.