Septiembre mes de los suelos y octubre mes de compra. Es la teoría que defienden muchos expertos. Si consideramos que el Ibex 35 ha tocado su nivel más bajo del año el pasado mes de septiembre- concretamente en los 7.505 puntos y cerrando el peor tercer trimestre desde 2002- y que ha descontado todas las noticias negativas que puedan llegar a la periferia, sin duda es momento de comprar. Los expertos auguran que volveremos a ver los mínimos antes de final de año pero, tranquilidad, no será este mes.
El mes de septiembre dejó al Ibex 35 prácticamente en los mismos niveles en los que cerró agosto. Eso sí, por el camino ha quedado grabada la sesión del 13 de septiembre, cuando el selectivo español marcó los mínimos del año en los 7505 puntos. Y se deja atrás el peor tercer trimestre en nueve años, cuando los inversores contaban el final de las punto.com. Aunque fueron muchas las voces que pronosticaron que el Ibex 35 volvería a los 6.800 puntos – mínimo histórico- lo cierto es que la bolsa española ha conseguido capear el temporal y cerrar septiembre con una caída del 1.9% en los 8.546 puntos. Una caída liviana si se piensa en el 9% que se dejó durante el mes de agosto . Así se cerró el mes “que es considerado el mes de los suelos y que, en el Ibex 35, está en los 7.500 puntos”, reconoce Miguel Ángel Cicuéndez, asesor financiero independiente de Inversis Banco.

Y así comienza octubre. Siguen perenes las dudas e incertidumbre en torno a Grecia, la periferia europea o Estados Unidos. Variables que se tendrán que solucionar – o al menos encarrilar- si se quiere ver al selectivo español en niveles superiores durante el antepenúltimo mes del año. Pero ¿es buen momento para comprar? Josep Prats, director de análisis de Ahorro Corporación admite que el Ibex 35 a 8.500 puntos es una buena compra, por lo que hay que entrar en bolsa ya”. Miguel Pareja, gestor de carteras de Bolsa 3 SV reconoce que cada rebote del selectivo español va quedando más corto que los anteriores – máximos decrecientes (…) La zona de 8.450 puntos es una zona de referencia para pensar que una serie de divergencias alcistas nos darían opciones de recuperación al rebote”. ¿Objetivo? Los 8.800 puntos como primer nivel que nos llevaría directamente hacia los 9.300 puntos. Un nivel que “mientras no se recupere seguirá manteniendo la tendencia bajista intacta”, admite José Luis Cava, analista independiente.

Los nubarrones seguirán oscureciendo los mercados

Este mes de octubre cuenta con un plus añadido, la ampliación que ha hecho la Comisión Nacional del mercado de Valores (CNMV) de la prohibición de las posiciones cortas a las entidades financieras. Una medida “transitoria” que se levantará cuando las condiciones del mercado lo permitan y que “nos beneficia teniendo en cuenta el peso que tiene el sector financiero en el Ibex 35”, reconoce Susana Felpeto, analista de Atlas Capital.

Sin embargo, los frentes que tenemos abiertos en Europa podrían nublar las previsiones más optimistas. En octubre – concretamente el día 15- las autoridades europeas tienen prevista una reunión extraordinaria para ‘discutir’ la situación de Grecia y considerar el posible segundo rescate de la economía helena. El precedente lo puso el parlamento alemán – Bundestag- el pasado jueves al dar vía libre a la ampliación del fondo de rescate europeo (FEEF), lo que obliga a Alemania a respaldar hasta con 211.000 millones de euros el total del fondo de garantías, que contará con un total de 440.000 millones. Una cifra que los expertos consideran insuficiente si Grecia sucumbe al peso de su deuda y se declara insolvente. Las condiciones que se han impuesto al país heleno “son duras – como cumplir con el déficit presupuestario este año, algo que no harán, pero todavía queda la duda si se aprobará el segundo rescate”, reconoce Miguel Ángel Rodríguez, analista asociado a XTB. Aunque la idea del default empieza a salir de las quinielas, no es descartable. Desde Ernst & Young advierten que la quiebra “implicaría una recapitalización de aquellas entidades financieras europeas que pudieran encontrar dificultades para asumir las pérdidas de sus activos en bonos griegos. También sería necesaria una recapitalización general del sector financiero griego que, en estos momentos, el gobierno heleno es incapaz de afrontar. En cualquier caso, habría que recurrir a fondos internacionales para llevar a cabo esta recapitalización”.

En este caso, no sería descabellado ver caídas más abultadas en la renta variable. Roberto Moro, analista de Apta Negocios admite que “llegar a los 8.200 puntos del Ibex 35 nos haría cubrir las carteras”.

¿Conclusión? Parece que octubre se mantendrá con los mismos problemas de fondo que llevamos acumulando desde principios de año. Referencias que “influyen, y lo seguirán haciendo, sobre la renta variable”, reconoce Ignacio Pereda, presidente de Aristóteles Finanzas. Este experto reconoce que estacionalmente “octubre es mes de compra y mayo de venta”. Y aunque los expertos reconocen que subidas pasadas no garantizan beneficios futuros, un dato: desde 2003, el Ibex 35 ha conseguido cerrar el mes de octubre en positivo en cinco ocasiones. Y con subidas de más del 2%. Sólo en tres años -2005, 2008 y 2009- cerró en negativo con pérdidas del 3.15%, 17% y 2.99%, respectivamente. ¿Se decantará este 2011 por el lado optimista?