La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha revisado al alza sus expectativas de crecimiento de la economía española en 2009 y 2010, cuando sufrirá una contracción del 3,6% y del 0,3% respectivamente, en contraste con la anterior proyección del organismo, que estimaba en junio un retroceso del 4,25% este año y del 0,9% el año próximo.
Para 2011, la institución pronostica un crecimiento del PIB del 0,9%, la tasa más débil entre los países de la OCDE.
De este modo, los pronósticos de la organización que agrupa a los países más desarrollados, anunciados hoy en París en la presentación de la última edición del informe de 'Perspectivas económicas de la OCDE', coinciden con las últimas proyecciones del Gobierno y superan las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que augura una contracción del PIB del 3,8% en 2009 y del 0,7% en 2010.

No obstante, la organización internacional advierte de que la destrucción de empleo continúa siendo significativa, aunque su impacto sobre la tasa de paro se ha visto compensado por el descenso en la inmigración y la estabilización de la incorporación de la mujer al mercado laboral.

De este modo, la OCDE pronostica que la tasa de desempleo en España cerrará 2009 en el 18,1% y aumentará hasta el 19,3% el próximo año, para registrar una moderada recuperación en 2011, para cuando augura una tasa de paro del 19%, aunque advierte de que el empleo podría verse negativamente afectado en el caso de que la recuperación del comercio internacional sea más débil de lo previsto.

En este sentido, las perspectivas de la organización internacional destacan el "ritmo lento" de la recuperación de la economía española, que registrará tasas positivas de crecimiento a lo largo de 2010 y ganará fuerza en 2011, debido al impacto negativo del elevado endeudamiento de los hogares y empresas, así como por las dificultades del sector de la construcción, lo que mantendrá el desempleo elevado, pudiendo marcar un máximo próximo al 20% en el transcurso de 2010 para moderarse posteriormente.

Respecto a la evolución de los precios, la OCDE pronostica una subida temporal del IPC interanual en el primer trimestre de 2010 como consecuencia de los mayores precios del petróleo y las proyectadas subidas del IVA, aunque prevé que la subida de los precios se sitúe "próxima a cero" en 2011.

En concreto, las previsiones de la institución contemplan una caída de cuatro décimas de los precios en 2009 y una subida del 0,8% el año que viene, mientras que en 2011 augura un descenso de una décima.

LAS POLÍTICAS RESTRICTIVAS DEBERÍAN APLAZARSE A 2011

Desde el punto de vista presupuestario, el informe de la OCDE señala que España debería postergar hasta 2011 el planeado ajuste de su posición fiscal para permitir así una recuperación más firme de la economía.

En este sentido, la OCDE destaca que el proyecto de presupuestos del Gobierno para 2010 contempla ya la retirada de determinados estímulos introducidos en 2009, como la eliminación de deducciones, así como un aumento de dos puntos porcentuales del IVA y el incremento de la presión fiscal sobre las rentas de capital.

Asimismo, el informe señala que los planes apuntan a unareducción del gasto en empleo público y en la compra de bienes y servicios, así como una reducción en la inversión pública.

Sin embargo, la OCDE subraya la necesidad de aplicar reformas estructurales, incluyendo medidas para controlar el gasto vinculado al envejecimiento de la población, para garantizar la sostenibilidad fiscal a largo plazo.

Asimismo, la institución recomienda interrumpir la construcción de viviendas de protección pública y recomienda estimular el desarrollo del mercado de viviendas en alquiler, que atraería la demanda de vivienda entre los jóvenes y hogares de bajos ingresos, permitiendo una aceleración del ajuste en el mercado de la vivienda.