Barack Obama ha expresado la necesidad de acabar con las ventajas fiscales para los más ricos y las compañías petroleras, en el marco de las negociaciones del Congreso para alcanzar un acuerdo presupuestario.

Además, el presidente de Estados Unidos recordó la necesidad de aplicar estímulos a favor de la creación de empleo y se mostró a favor de prolongar los estímulos fiscales a la clase media estadounidense.

"No se puede reducir el déficit sin contar con algunos ingresos y, de los que estamos hablando son de aquellos procedentes de las personas que lo están haciendo extraordinariamente bien", declaró el mandatario refiriéndose a los ejecutivos de empresas y gestores de ‘hedge funds’.

En su discurso Obama afirmó que "hay más pasos que se pueden dar con el objetivo de ayudar a las empresas a crear empleo” en el país.

El presidente, en una comparecencia retransmitida por televisión a todos los hogares, insistió en la necesidad de que republicanos y demócratas alcancen un pacto sobre el presupuesto, y así disminuir el desequilibrio en las cuentas federales.

Y para conseguirlo, Barack Obama está dispuesto a mantener tantos encuentros como hagan falta para llegar a buen puerto. Y es que, en su opinión, reducir el déficit es el desafío más urgente.