Larry Page se hará cargo del puesto de director ejecutivo de la compañía, en sustitución de Eric Schmidt. Este último se centrará ahora en labores comerciales y representativas como presidente ejecutivo.


Schmidt deja atrás una década de liderazgo al mando de la empresa. Ahora, Page tendrá que enfrentarse por segunda vez – la primera entre 1998-2001- a la labor que durante esos años compartió con su socio y confundador de Google Sergei Brin.

Estos optaron hace diez años por contratar a un directivo con experiencia para llevar más lejos su proyecto. El "nuevo" director ejecutivo ya aseguró que dirigirá el buscador "con el ritmo, el espíritu y la pasión de una 'startup'".

La vuelta de Page a la cumbre empresarial, parece que no está sentando muy bien a los mercados financieros. En la bolsa neoyorkina -21.08 horas- Google está descendiendo un 1,12% su cotización (585,16 dólares).