El Departamento del Tesoro de Estados Unidos espera que la devolución inicial de los fondos de rescate otorgados a los principales bancos del país ascienda al menos a 50.000 millones de dólares, según fuentes cercanas a la situación.  El monto equivale al doble de la suma que el Gobierno estadounidense esperaba inicialmente recuperar.  Además, funcionarios del Tesoro podrían anunciar el martes que hasta nueve de los mayores bancos del país cuentan con la autorización para devolver los fondos recibidos del Programa de Ayuda Financiera para Activos en Problemas, o TARP por sus siglas en inglés, agregaron las fuentes.  La devolución de los 50.000 millones de dólares es una nueva señal de una mejora en las condiciones del sector bancario.