Berenberg ha sido la última firma en ajustar la recomendación y precio objetivo de Inditex ante los descensos que la compañía acumula desde que presentó sus resultados. Pero precisamente esos recortes, que llevan a textil gallega hasta el borde de los 29 euros por acción, pueden suponer una oportunidad de compra.

Berenberg ha revisado a la baja la recomendación deInditex hasta vender desde mantener, al mismo tiempo que ha recortado el precio objetivo de la compañía textil hasta los 24 euros, desde los 35 euros anteriores, lo que le da a Inditex un potencial de caída del 19,32%, teniendo en cuenta el precio de cierre de ayer.

En un informe, la casa de análisis explica que  confía menos en que la empresa mantenga su excepcional crecimiento de ventas, al enfrentarse a creciente competencia online.

"Dados los costes del envío, las ventas online continúan siendo menos rentables que las de las tiendas",  resaltan estos brokers.

Este nuevo varapalo le cuesta a Inditex una caída en torno al 2% en la sesión de hoy, liderando los descensos del Ibex 35. Así, la compañía fundada por Amancio Ortega se juega los 29 euros por acción, alcanzando mínimos de junio de 2016.

Sin embargo, el consenso de analistas de Reuters, mantienen una recomendación de comprar sobre Inditex, con un precio objetivo de 35,95 euros. Así, según el consenso, Inditex tiene un potencial del 23,4%.

De las 36 firmas que siguen a Inditex,  el 55% recomienda comprar; el 36%, mantener; y el 8,3% vender.

En declaraciones a Radio Intereconomía, el analista Roberto Moro explica que “el movimiento de Inditex es muy feo. Ayer parecía seguir la estela del mercado con un rebote importante. Hoy abre con un hueco a la baja importante. O vuelve a recuperar precios de cierre, de 29,25 euros, o las sensaciones de rebote habrían desaparecido. Se puede hacer un intento comprador con un stop de en torno al 2%”.

Los indicadores técnicos de Estrategia de Inversión dan una puntuación a Inditex de 2 sobre 10, compañía que se encuentra en fase bajista, con dicha tendencia tanto a medio como a largo plazo y una volatilidad decreciente en ambos periodos.

El descalabro bursátil de Inditex se  desencadenó con la presentación de sus resultados, cuentas que fueron inferiores a las esperadas por los analistas, a pesar de que en su primer semestre fiscal la textil obtuvo un beneficio neto de 1.366 millones de euros, lo que supone un aumento del 9% respecto al mismo periodo del año anterior.

El director de Admiral Markets en España, Juan Enrique Cadiñanos, destaca que "la situación para el sector no pasa por su mejor momento. Hemos conocido los resultados empresariales de la propia entidad, así como las últimas referencias macroeconómicas referenciadas al consumo en Europa y no han tenido un seso especialmenmte favorable. Todo esto perjudica la situación de la compañía pese a que las decisiones del BCE con respecto a la recompra de deuda y los tipos de interés beneficia al mismo".

Cadiñanos considera que Inditex "técnicamente se encuentra realizando movimientos de consolidación bajistas hacia niveles de 30,26. Si viéramos una superación de dicho nivel, podríamos ver nuevos impulsos, mientras que eso no ocurra, la tendencia seguirá siendo bajista".

Desde que Inditex presentó sus resultados baja más de un 11%, borrando las ganancias anteriores.

En el acumulado del año, Inditex se deja casi un 10% de su valor en el mercado.

José Antonio González, analista de EI, explica que "Inditex se encuentra en pleno proceso de consolidación que intenta frenar el violento impulso bajista originado desde el área de resistencia de los 32,465 / 32,36, área que funciona como aproximación a su media móvil de largo plazo. De este modo, el precio lucha por mantenerse por encima del soporte de medio / largo plazo comprendido en torno a los 29,63 / 29,23, en un escenario de volatilidad en máximos interanuales y de volumen de contratación estabilizado en niveles muy aceptables".

En este sentido, subraya que "si las compras logran mantenerse por encima de las referencias técnicas aportadas a modo de soporte, la normalización en la volatilidad y la activación de señales de compra en el oscilador MACD, dibujando divergencias positivas, respaldarían un rebote al alza rumbo a la resistencia de los 30,25, movimiento insuficiente para considerar un cambio de tendencia, pero necesario para la consolidación de un suelo con el que trabajar a medio plazo tras un proceso correctivo importante iniciado desde los máximos anuales".