La familia Ruiz-Mateos ha solicitado concurso voluntario de acreedores para sus bodegas gaditanas Garvey, Valdivia, Zoilo Ruiz-Mateos y Teresa Rivero.


Con estas últimas empresas ya son diez las compañías en concurso de acreedores o en trámite. Hasta el momento, han sido declaradas en suspensión de pagos la firma de postres Dhul, en Granada, y el fabricante de zumos y conservas vegetales Carcesa, en Badajoz, de cuya gestión ha sido apartada la familia Ruiz-Mateos. Además, están pendiente de admisión a trámite los concursos de Clesa, Cacaolat, Queserías Menorquinas (Tranchettes) e Hibramer, presentados en diferentes juzgados por Nueva Rumasa.