Nortel Networks, que se encuentra bajo protección por quiebra, ha duplicado sus pérdidas en el cuarto trimestre hasta los 2.000 millones de dólares debido a la depreciación de activos intangibles. Por su parte, las ventas han caído un 15%, ante el debilitamiento de la demanda.