Nokia ha registrado pérdidas de 559 millones de euros en el tercer trimestre del año, tras tener que afrontar provisiones de 1.170 millones de euros provenientes, en su mayoría de su división de redes Nokia Siemens Networks (NSN). Asimismo, ha publicado un descenso del 20% en su facturación, hasta los 9.810 millones. Sin extraordinarios su beneficio ha sido de 0,17 euros por acción, por encima de lo previsto. Sus títulos ceden más del 4% tras la publicación de sus cuentas.