La posibilidad de que alguno de los países de la eurozona sea incapaz en 2011 de hacer frente a sus obligaciones de pago y se declare en quiebra o se vea forzado a reestructurar su deuda "no es probable", según Barclays Capital.

Una encuesta elaborada por la entidad apunta que el 57% de los inversores asume que el "final del juego" de la crisis de deuda en la periferia del euro será el rescate de otros países aparte de Grecia, aunque apenas un tercio de los encuestados espera una quiebra o reestructuración de la deuda en la región.

"Estamos de acuerdo con estas apreciaciones y pensamos que, al menos en 2011, no es probable un 'default' europeo", señala la entidad británica en el informe, donde destaca que los encuestados que consideran oportuno estar 'corto' (bajista) en España e Italia duplican a los que apuestan por posiciones 'largas' (alcistas).

Un 86% de los encuestados considera que EEUU crecerá por debajo de su tendencia y un 55% apuesta por que la Reserva Federal no ampliará su programa de adquisición de activos del Tesoro