El consorcio reasegurador alemán Müncher Rück cerró el ejercicio 2008 con un beneficio neto de 1.528 millones de euros, un 61,1 por ciento menos que en 2007. "Pese a que el año 2008 supuso un gran desafío, hemos gestionado la situación comparativamente bien", declaró hoy al presentar resultados el presidente del consorcio, Nikolaus von Bomhard. Según sus datos, el resultado operativo de Müncher Rück, la mayor reaseguradora del mundo, fue de 3.262 millones de euros, un 35,5 por ciento menos que en el ejercicio precedente. Las depreciaciones en el precio de las acciones el mercado de valores impactaron negativamente en los resultados de inversión, que cayeron un 36,8 por ciento hasta los 5.800 millones de euros.
Este resultado supone un retorno a un 3,4 por ciento en relación a la media del valor de mercado de la cartera de negocio. Los costos financieros alcanzaron los 361 millones de euros, un 8,4 por ciento más que en 2007, mientras que los impuestos sobre ingresos sumaron los 1.373 millones de euros, un 71,4 por ciento más que en el ejercicio precedente.

"Estamos ajustando permanentemente los riesgos de nuestra cartera de negocio a tenor de las dificultades actuales con la intención de salvaguardar una base de capital que nos permita implementar de manera sistemática nuestra estrategia", afirmó Bomhard. 

El ejecutivo se manifestó "prudentemente optimista" al respecto, aunque puso en tela de juicio el objetivo de ganar 18 euros por acción en 2010. "Una ganancia de 18 por acción en el 2010 no era, incluso antes de la crisis económica global un objetivo realista", declaró. 

Bomhard explicó que ante las dificultades por las que atraviesa la economía global y la volatilidad de los mercados financieros, Münchener Rüch no hará pronósticos de resultados para 2009

La dirección del consorcio propondrá en la asamblea anual de accionistas que se celebrará el próximo 12 de abril el pago de un dividendo de 5,50 euros por acción con cargo al ejercicio 2008. Eso supondrá el pago de un total de 1.000 millones de euros