La falta de materiales en Japón tras el desastre natural que arrasó el país ha llevado a que grandes multinacionales niponas del motor y la electrónica anunciaran hoy nuevos parones de producción y cierre de fábricas.

Toyota decidió mantener cerradas hasta el próximo sábado sus doce plantas donde fabrica automóviles, por segunda semana consecutiva, mientras Honda extenderá ese parón hasta el domingo.

Por su parte, Sony cerrará hasta el día 31 otras cinco fábricas, hasta afectar a un total de doce en todo el país. Panasonic mantiene cerradas tres plantas de productos electrónicos de forma indefinida, Canon otras siete de cámaras y fotocopiadoras, Fujitsu cinco de semiconductores e Hitachi siete de ascensores.