El comité que decide la política monetaria del Reino Unido decidió por unanimidad mantener los tipos de interés en un 5,75% en su pasada reunión. Las actas de la reunión celebrada el pasado 2 de agosto indican que los nueve miembros de la Comisión de Política Monetaria del Banco de Inglaterra ni siquiera discutieron la posibilidad de elevar los tipos al 6,0%.