El banco estadounidense Morgan Stanley concluyó el ejercicio 2009 con un beneficio neto por operaciones corrientes de 1.149 millones de dólares (813 millones de euros), frente a las pérdidas de 807 millones de dólares (571 millones de euros) del año anterior, aunque registró pérdidas atribuidas a los accionistas de la entidad por importe de 907 millones de dólares (642 millones de euros), un 24% más que hace un año.
La discrepancia entre ambas cifra se explica principalmente por la inclusión o no del pago de los dividendos correspondientes a la emisión de acciones preferentes de la entidad, así como al coste del reembolso de las ayudas públicas recibidas.

En el cuarto trimestre del año, el sexto mayor banco de EEUU registró un beneficio atribuido a sus accionistas comunes por importe de 376 millones de dólares (266 millones de euros), frente a los 'números rojos' de 11.348 millones de dólares (8.025 millones de euros) del mismo periodo del ejercicio precedente.

Asimismo, la cifra de negocio de la entidad en el conjunto de 2009 alcanzó los 23.358 millones de dólares (16.519 millones de euros), un 28% más, mientras que en el último trimestre del ejercicio alcanzó los 6.842 millones de dólares (4.839 millones de euros), frente al dato negativo de 13.000 millones de dólares (9.193 millones de euros) del último trimestre de 2008.