Morgan Stanley ha elevado el precio objetivo de Repsol de 26,5 a 28 euros. Las acciones de la petrolera han caído en lo que va de año un 3,89%, y el viernes cerraron con una subida del 1,12%, hasta los 25,18 euros.