Moody's Investors Service mantiene la calificación de deuda no asegurada a largo plazo de Sol Meliá en 'Baa3' aunque revisó la perspectiva a 'negativa' debido a que el perfil de crédito de la cadena hotelera en el último ejercicio fiscal ha sido más débil de lo que anticipaba cuando se le asignó la nota en febrero de 2007. Sin embargo, la agencia matiza que el mantenimiento del rating reconoce la notable mejoría crediticia del grupo mallorquín respecto a 2006 y el compromiso de la directiva de mantener una calificación de grado de inversión que lleva consigo una disciplina financiera.