La agencia de calificación crediticia ha cumplido con los rumores que surgían a primera hora de este jueves y ha rebajado entre uno y tres escalones sobre la calificación que otorga a 16 grandes bancos españoles, incluido el grupo Santander y BBVA. Moody's justifica la rebaja por las "adversas condiciones" en las que operan los bancos, la "menor solvencia crediticia" del país, el "rápido" deterioro de la calidad de los activos y las "restricciones" en el acceso a los mercados de capitales. 
En base a estas premisas, Moody's pasa al Banco Santander de Aa3 a A3, Banesto de A2 a A3, Santander UK de A1 a A1, BBVA de Aa3 a A3, Unicaja Banco de A1 a A3, Caixa Bank de Aa3 a A3, Banco Popular de A2 a A3, Caja Rural de Navarra de A3 a Baa1, Banco Sabadell de A3 a Baa1, Banco Cooperativo Español de A1 a Baa1, Bankinter de A2 a Baa2, Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) de A2 a Baa2 y Caja Rural de Granada de Baa1 a Baa3.

Asimismo, la agencia revisa igualmente a la baja a Liberbank, de Baa1 a Ba1, Cajamar Caja Rural, de Baa3 a Ba2, y Lico Leasing, de Baa3 a Ba3, en los tres casos hasta niveles englobados dentro de lo que se conoce como 'bono basura'.

Moody's ya situó el pasado 16 de febrero en revisión para una posible rebaja los 'ratings' de 114 entidades financieras del Viejo Continente, 21 de ellas españolas, a consecuencia del impacto de la crisis de la eurozona, que incluía la revisión de la calificación autónoma de 99 bancos y de las notas de la deuda a largo plazo y de los depósitos de 109 entidades europeas. De hecho, ya rebajó el pasado lunes los 'ratings' de 26 bancos italianos.

La última vez que la agencia recortó la calificación de la deuda soberana española fue el pasado 13 de febrero, cuando la situó en 'A3' con perspectiva 'negativa', dos escalones por debajo del rating 'A1' que Moody's otorgaba hasta esa fecha a España.

Los valores bancarios han sido precisamente los que han arrastrado a la Bolsa de Madrid este jueves hasta niveles de mayo de 2003, mientras la prima de riesgo española, el diferencial que el Estado debe pagar por sus títulos a diez años, en relación a los alemanes del mismo plazo, ha marcado un nuevo máximo en 490 puntos.

Esta agencia también ha rebajado la nota de la deuda de cuatro comunidades autónomas. Cataluña y Murcia han quedado con calificación de 'bono basura', mientras que Extremadura y Andalucía han perdido el notable bajo y su nota queda en aprobado.

Las agencias de calificación asignan grados a las emisiones de bonos de las administraciones públicas y grandes empresas, que pagan por ello. La calificación AAA es la más alta para todas ellas y significa que el impago es una posibilidad extremadamente baja.