La agencia de calificación ha advertido de que podría revisar a negativo el panorama de la calificación crediticia 'AAA' de Francia en los próximos tres meses, si el país no progresa en cruciales reformas fiscales y económicas.

La evaluación del panorama sobre la nota de Francia también tomará en consideración cualquier acontecimiento potencialmente adverso en los mercados financieros o en la economía, aseguró Moody's, apuntando que ahora el gobierno tiene menos espacio para estirar sus finanzas de lo que hizo durante la crisis financiera de 2008.

Un panorama negativo sería una señal de que Moody's podría rebajar la nota crediticia de Francia en el próximo par de años. "El deterioro en el perfil de deuda y el potencial para que mayores pasivos surjan están ejerciendo presión sobre el panorama estable de la calificación de deuda de 'AAA' del gobierno", explica la agencia en un comunicado.

La advertencia se produce mientras los líderes de la Unión Europea discuten medidas para proteger al sistema financiero de la región de una esperada suspensión de pagos de Grecia. Aquellas medidas deberían incluir inyección de capital hacia los bancos con exposición a la deuda griega.

Francia podría afrontar una serie de desafíos en los próximos meses, como una necesidad de proveer apoyo adicional a otros países europeos o a su propio sistema bancario, dijo Moody's. Para que Francia mantenga un panorama estable en su calificación, necesitará demostrar su continuo compromiso para aplicar las necesarias reformas económicas y fiscales, según la agencia. El perfil de deuda de Francia se encuentra ahora entre los más débiles dentro de otros países calificados 'AAA', dijo Moody's.