La perspectiva de los bancos argentinos es estable, pero podrían enfrentar nuevos problemas de liquidez si el banco central del país pierde autonomía, indicó el lunes Moody's Investors Service. Moody's hizo esta advertencia en un informe anual presentado sólo días después de la renuncia el viernes pasado del ex presidente del banco central argentino Martín Redrado, en medio de una disputa con la presidenta del país, Cristina Fernández, por el uso de reservas externas que tiene el banco para el pago de deudas.